miércoles, 26 de octubre de 2011

¿Cómo te llevas con el personal de limpieza?



Una de las cosas que más me sorprendió en mi primer trabajo "cualificado" fué la invisibilidad del personal de limpieza.

En esa empresa trabajaban dos operadores de 12 de la noche a 8 de la mañana y el resto trabajábamos de 8 a 15 h. Cuando coincidían en la salida con la entrada de sus compañeros, todos los saludaba por su nombre y les preguntaba qué tal estaban. Sin embargo, el personal de limpieza permanecía ahí hasta las 10 de la mañana y nadie les dirigía la palabra.



En mi puesto actual, el personal de limpieza ha ayudado a detectar un misterioso fallo eléctrico (alertaron que quizás encontrábamos los fusibles disparados todas las mañana a causa de un aire acondicionado permanentemente encendido en un despacho de una persona de vacaciones), a destapar la maliciosa "sustracción" una cafetera (a un funcionario le puedes bajar el sueldo pero nunca quitarle el café. La gravísima crisis de la cafetera, que casi paraliza la actividad, se resolvió cuando el personal de limpieza alertó de haber limpiado un sospechoso regero marrón a las 5 de la mañana) y, también, de problemas de aislamiento en determinadas salas con material informático (cuando había tormentas nocturnas detectaban charcos de lluvia junto a las ventanas. Los limpiaban sin más. Si no nos lo hubieran indicado, jamás lo habríamos sabido).

Si no tuviéramos una relación cordial con el personal de limpieza jamás habría habido lugar a ese intercambio de información. Si no se hubieran sentido legitimados a hablar jamás habrían apuntado las soluciones a problemas que nos oían debatir a 5 "sesudos" ante misterios sin resolver como "cómo se llegan a mojar estos papeles" o "por qué por las mañanas están disparados los fusibles". Pues, a veces, sus aportaciones han surgido al oirnos tratar los problemas mientras desarrollaban su labor.

Os propongo que reflexionéis sobre la relación con esta parte tan frecuente de los equipos de trabajo si os interesa la administración deliberativa.

Si rechazas la posibilidad de aportar algo del personal de limpieza, también puede que te parezca irrelevante la aportación del grupo de bedeles, del equipo de seguridad, de los escalafones más bajos de la jerarquía. Quizás también de los mandos intermedios y así hasta llegar a que sólo te parezca relevante las aportaciones de tus colaboradores más directos.

Mi experiencia es que parte de los más reticentes a la introducción de la filosofía deliberativa es precisamente por considerar que quien no posea un puesto de responsabilidad no es capaz de aportar buenas ideas a resolver un problema.

Los que queremos la implantación de esta forma de trabajo tenemos muy claro que queremos que nuestros responsables valoren nuestro conocimiento pero ¿valoramos nosotros el conocimiento de todos?

Sabemos que es importante establecer canales de comunicación y de la necesidad de mantenerlos abiertos pero, a veces, todo empieza por algo tan sencillo como decir buenos días y comentar el frío que hace hoy.

4 comentarios:

  1. There are five levels of listening: feedback, paraphrasing, clarification, empathy, and active listening...

    ¡Lo que se aprende leyendo, oigan! Resulta que lo de escuchar es bueno, que hay que hacerlo, y que hay que saber hacerlo bien; y que puede aprenderse, como todo. Igual, no sé, todo empieza por algo tan sencillo como abrir un libro y desasnarse uno.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho esta entrada, Estefans :-)

    Más: cuando se habla con grandes palabras de planes de contingencia y seguridad, no se le da la importancia que tiene a este sector que "lo tiene todo en sus manos". O no se le daba :-)

    Y más para pensar: a veces, la señora (o la chica) que te encontrabas por la mañana limpiando en el trabajo era la única persona normal/normal que te encontrarías a lo largo de la mañana :( Una especie de transición entre un hogar materno y otro mundo, el mundo que se supone que tendrías que empezar a ver ya como el único mundo.

    Pues eso: más buenos días a todas las personas que trabajamos juntas.

    ResponderEliminar
  3. Es como comentáis ambos.

    Nos cansamos de ver a personas con capacidad directiva con grandes planes estratégicos, grandes palabras que son última tendencia en la dirección. Que, sin embargo, las acciones de liderazgo más sencillas como mostrar respeto por las personas independientemente de su cualificación o rango o permanecer receptivo y favorecer la comunicación en cualquier ámbito no son capaces de despempeñarlas.

    Pero, en lugar de hacer esto una crítica quería hacer un análisis personal. Porque, nosotros mismos, también somos responsables del ambiente que generamos en nuestro entorno.

    Si somos capaces de escuchar y colaborar con quienes tenemos alrededor, también podremos servir para ser sus canales de comunicación con quien no les escuche a ellos pero a nosotros sí.

    He elegido la figura del equipo de limpieza porque el hecho de que generalmente estén externalizados aún los hace más ajenos en los trabajos. Cuando son piezas básicas y tan importantes para el buen funcionamiento como lo somos los demás.

    ResponderEliminar
  4. Un buenos días y un gracias nunca han hecho daño a nadie :)

    ResponderEliminar